José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica registró unos ingresos de 11.902 millones de euros entre el tercer trimestre del año, un 1,7% más en términos reportados y un 3,4% orgánico, por encima de las previsiones del mercado. En los nueve primeros meses, el crecimiento es del 3,6%.

La operadora se ha visto impulsada por el crecimiento en todos los grandes mercados, con un avance orgánico del 1% de Telefónica España en el tercer trimestre; del 4,1% en Reino Unido; del 1,9% en Alemania y del 2,6% en Brasil.

En términos netos, Telefónica pierde 443 millones de euros en el tercer trimestre como consecuencia de las provisiones destinadas a gastos de reestructuración por el nuevo plan de bajas voluntarias en España, con un impacto negativo de 1.402 millones de euros; las plusvalías, en este caso positivas, por 267 millones, y otros factores, con impacto negativo de 114 millones. En términos subyacentes, el beneficio habría ascendido a 806 millones.

En el periodo entre enero y septiembre el beneficio neto cae un 50,6% como consecuencia de las citadas provisiones, hasta 1.344 millones. En términos subyacentes, el beneficio asciende a 2.588 millones.

El oibda baja un 31,9% en el tercer trimestre, hasta 2.748 millones de euros, si bien aumentaría un 0,8% orgánico. El oibda subyacente asciende a 4.243 millones, tras excluir gastos de reestructuración, con impacto negativo de 1.876 millones; plusvalías, con impacto positivo de 391 millones, y otros negativos factores, por 10 millones.

Telefónica, igualmente, redujo deuda por décimo trimestre consecutivo. La deuda neta se sitúa en 38.293 millones de euros a septiembre, un 8,1% menos interanual, y se reduce en 1.937 millones en el trimestre. Incluyendo eventos posteriores al cierre, con un impacto de 700 millones, la deuda neta decrece hasta 37.600 millones.

En este caso, la operadora se ha visto favorecida por distintas desinversiones como la venta de los centros de datos a Asterion y el cierre de diferentes desinversiones en Centroamérica, así como por la evolución del flujo de caja libre, que aumentó un 40,3% en los nueve primeros meses del año, hasta 4.150 millones.

En este escenario, la compañía ha reiterado los objetivos y el dividendo anunciado para 2019.

En términos de operaciones, Telefónica sacó partido del crecimiento de los nuevos negocios, como el 4G, con una ganancia trimestral de 3,6 millones de clientes; del contrato móvil, con un avance del 6%, y de la fibra óptica, con un crecimiento del 11%. De esta forma, el ingreso medio por cliente aumentó un 4,3% interanual, con una mejora del churn de 0,2 puntos porcentuales.

La operadora alcanzó al cierre de septiembre los 123 millones de unidades inmobiliarias cubiertas con fibra o cable, de los que 54,5 millones son con red propia, un 11% más interanual. La teleco elevó su cobertura media de móvil 4G en los países en los que tiene presencia al 79%, dos puntos porcentuales más.

Fuente: Cinco Días