/, Actualidad Económica, Cinco Días/Los punteros fármacos de inmunooncología ya dan 12.000 millones a los laboratorios

Los punteros fármacos de inmunooncología ya dan 12.000 millones a los laboratorios

La inmunoterapia se ha convertido en los últimos años en una esperanza frente al cáncer. El trabajo de los grandes laboratorios para investigar y llevar al mercado estos punteros tratamientos comienza a dar sus frutos tanto para los pacientes en el caso de algunos tumores como para el negocio de las propias compañías, que ya han comenzado a lanzar estos medicamentos con éxito, además de disponer de un centenar de ellos en I+D.

Las grandes farmacéuticas tienen ya en el mercado una docena de este tipo de medicamentos, que en los primeros tres trimestres del año han ingresado más de 12.000 millones de euros a nivel global, según se recoge en las cuentas públicas de las empresas, todas ellas cotizadas.

Dos laboratorios en concreto han encontrado lo que en la jerga del sector se llama blockbuster (un superventas) gracias a su éxito médico. Se trata en concreto de Opdivo, de Bristol-Myers Squibb (BMS), y de Keytruda, de MSD. “La inmunooncología ha cambiado de manera radical el abordaje del cáncer en los últimos 10 años, marcando un antes y un después para los pacientes y los profesionales sanitarios que les atienden, consiguiendo elevar las tasas de supervivencia en tumores que hasta hace poco tiempo tenían un pronóstico fatal”, explican desde la compañía estadounidense MSD.

La inmunoterapia contra el cáncer nació como novedad en esta década. Precisamente este año, dos de sus descubridores, los doctores James Allison y Tasuku Honjo, han recibido el premio Nobel de Medicina. La inmunoterapia hace referencia a una serie de tratamientos que utilizan el sistema inmunitario del propio paciente para tratar diferentes tipos de enfermedades y en este caso está destinada a tratar específicamente el cáncer, habitualmente a través de anticuerpos monoclonales, según explica un documento sobre estos medicamentos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Más información

El fármaco con más ingresos actualmente es Keytruda, de MSD, que aporta 4.395 millones de euros hasta septiembre. Actualmente se utiliza frente al melanoma avanzado y el cáncer de pulmón no microcítico y está pendiente de recibir la aprobación de la financiación pública para otras dos indicaciones. La empresa explica que actualmente tiene abiertos 750 ensayos con este fármaco para distintos tumores.

El otro gran blockbuster en este campo es Opdivo, que aportó en los últimos nueve meses 4.316 millones a BMS, aprobado en este caso para melanoma y cáncer de pulmón no microcítico, entre otros tipos de tumores. Esta empresa estadounidense cuenta con otros dos productos de inmunoterapia contra el cáncer, Yervoy (también frente a melanoma) y Empliciti (mieloma múltiple).

Se prevé además que todos estos fármacos, muchos de ellos introducidos en los hospitales de todo el mundo recientemente, tengan un elevado ritmo de ventas. Opdivo, por ejemplo, ha crecido un 37% de forma interanual. Otras empresas también tienen ya estos tratamientos en el mercado, como Merck y Pfizer, que comparten un producto, Novartis, Takeda, Roche, AsztraZeneca, Gilead o Amgen.

“Estamos investigando más que nunca para proporcionar opciones terapéuticas innovadoras que ayuden al sistema inmunitario del propio paciente a combatir el cáncer”, reconoce Nuria Soler, directora oncohematología de Roche. “Básicamente lo que pretendemos es, a través del conocimiento del estado inmunogénico de los tumores, utilizar la estrategia terapéutica más adecuada para conseguir un beneficio duradero en más pacientes, es decir, personalizar la estrategia terapéutica en función del tumor”, explican desde Pfizer.

Los esfuerzos no cesan. Entre los 15 mayores laboratorios que trabajan en el área de la inmunoterapia contra el cáncer suman más de 115 nuevas moléculas en distintas fases de investigación clínica (ensayos con pacientes). En el caso de BMS cuenta con 20 de estas terapias en investigación clínica, Novartis otros 20, el mismo número que Roche, seguida de AstraZeneca (14), Amgen (11) y Pfizer, con nueve (ver gráfico).

De esta I+D depende el futuro del abordaje del cáncer para tumores que actualmente no tienen curación y también una nueva fuente de ingresos para las compañías, ya que estos medicamentos son a menudo especialmente costosos. “La inversión en el desarrollo de la inmunoterapia está empezando a modificar de manera relevante los estándares de tratamiento de muchas patologías. Aunque aún queda mucho por conocer en este campo”, añaden en Merck.

Los nuevos y caros productos CAR-T

Novedad. Europa ha aprobado ya dos fármacos de inmunoterapia génica. Son Kymriah, de Novartis y que ya ha recibido la aprobación de financiación pública en España, y Yescarta de Gilead. Estos productos levantaron un encendido debate por su elevado precio, cercano a los 400.000 euros en varios países. Ambas son las primeras terapias génicas basadas en células T (un tipo de glóbulo blanco, parte del sistema inmunitario, que se forma a partir de células madre en la médula ósea).

Funcionamiento. “Estas terapias constituyen una tecnología de vanguardia en la investigación del cáncer dado que permiten reprogramar las células inmunitarias de un paciente para que se unan y destruyan las células cancerígenas”, detallan desde Novartis. “La actividad antitumoral que ha demostrado esta nueva línea terapéutica hace que sea uno de los principales campos a explotar”.

Apuesta. “El empleo de linfocitos T manipulados genéticamente es, precisamente, en lo que se basa la terapia CAR-T (receptor quimérico de antígeno)”, avanzan desde Janssen. “Creemos firmemente que al igual que los anticuerpos monoclonales cambiaron el paradigma del abordaje de estas patologías, lo harán también las nuevas terapias como los CAR-T, a través de su potencial curativo”, añaden.

Fuente: Cinco Días

By |2018-12-27T06:41:03+00:00diciembre 27th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, Cinco Días|Comentarios desactivados en Los punteros fármacos de inmunooncología ya dan 12.000 millones a los laboratorios