La decisión de la justicia estadounidense de imputar al ex presidente de Volkswagen por el fraude de las emisiones contaminantes impide a la empresa pasar página de un escándalo que ha dañado su imagen y le ha supuesto desembolsos millonarios. A efectos judiciales sin embargo, el proceso contra Martin Winterkorn en EE UU corre el riesgo de quedarse en papel mojado. La legislación alemana establece que las autoridades del país no entregan a sus ciudadanos a terceros países, salvo excepciones, como que se trate de un país de la Unión Europea, que no se aplican a este caso, según recuerda un portavoz del ministerio de Justicia a este diario. Mientras, la fiscalía alemana investiga también a Winterkorn en relación con el Dieselgate.

Lo mismo sucedería para los otros cinco ejecutivos de la automovilística alemana, acusados de conspirar para evitar controles de emisiones. Una fuente cercana a Winterkorn, citada por la agencia Reuters indicó que el ex directivo se encuentra en Alemania y que no tiene intención de salir del país. Si viajara a Estados Unidos o a países con convenios de extracción con Washington, Winterkorn correría el riesgo de ser detenido.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha decidido procesar a Martin Winterkorn, ex presidente de Volkswagen hasta 2015, por el llamado dieselgate, según se hizo público el jueves. A Winterkorn se le imputa por haber violado las leyes ambientales de EE UU al trucar los motores para camuflar emisiones contaminantes. Se le acusa también de conspirar para defraudar al Estado, después de que Volkswagen admitiera haber utilizado un software trucado con el objetivo de poder escupir más gases contaminantes a la atmósfera.

La justicia estadounidense considera que el acusado había sido informado del sistema fraudulento de control de emisiones en 2015 y que acordó con otros altos cargos de la empresa seguir adelante con el fraude y ocultarlo. El ex presidente se encuentra ademán afectado por un proceso judicial en Alemania. La Fiscalía de Braunschweig investiga también a Winterkorn por un presunto delito de fraude por el caso de las emisiones en el grupo automovilístico.

Desde el ministerio de Justicia alemán evitan referirse a esta caso concreto, pero sí explican que si hay una sentencia firme en Estados Unidos, en virtud de la cooperación judicial internacional, el condenado podría cumplir la condena en Alemania si concurren las garantías judiciales que detalla la ley alemana. En cualquier caso, para que ese encarcelamiento se produzca, debería mediar una resolución judicial en Alemania. Uno de los dilemas jurídicos que se plantea, sin embargo, es que la justicia alemana difícilmente reconocería un proceso que no cuente con la presencia del imputado, y parece improbable que el acusado vaya a trasladarse a Estados Unidos.

Fuente: El País