Incluso quienes no hayan visto ni un solo capítulo de la mítica serie de los ochenta MacGyver son capaces de entender la referencia. La ficción televisiva tuvo tanto éxito en su momento que el nombre de su protagonista se asocia ya en el imaginario popular con una persona capaz de diseñar herramientas útiles con pocos recursos utilizando su ingenio. Y a partir de ahora también podrá asociarse con los robots que compartan esta habilidad

Un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia ha desarrollado un brazo robótico capaz de construir herramientas que pueden ayudar a resolver determinados problemas a partir de un conjunto relativamente aleatorio de objetos. El robot está equipado de una cámara que graba los objetos que se sitúan en su campo de visión y, a partir de técnicas de aprendizaje supervisado, comprende sus propiedades y utilidad y estudia la mejor manera de juntarlos para crear algo de valor.

MÁS INFORMACIÓN

De momento, el brazo robótico ha creado por su cuenta y trabajando con diferentes elementos martillos, espátulas, cucharas y destornilladores. Concretamente, para crear un destornillador utilizó una moneda y unos alicates, entendiendo que estos podía agarrar cosas y que aquella podía cumplir la función que realiza la punta de un destornillador. Después de haber afinado el sistema, el robot apenas tarda 30 segundos de media en elegir qué combinación de objetos puede servirle para crear una nueva herramienta.

Con su iniciativa, los investigadores pretenden descubrir hasta qué punto la robótica puede ayudar al ser humano en situaciones de peligro en las que la lógica puede estar nublada por el estrés. Tal y como Lakshmi Nair, estudiante de doctorado en robótica y una de las integrantes del proyecto, reconoció a Quartz, el equipo se inspiró en un problema que tuvo lugar en el Apollo 13.

Ante la explosión de un tanque de oxígeno a bordo, los astronautas, con la ayuda telemática del personal en tierra, tuvieron que improvisar un sistema de eliminación de monóxido de carbono que les permitiera sobrevivir. Tardaron tres días en construirlo. “Nos llamó la atención que tardaran tanto tiempo en encontrar la solución y pensamos que, en este ámbito, la robótica podría marcar la diferencia”, señaló entonces Nair.

El robot agarró una moneda con unos alicates para crear una herramienta que pueda cumplir la función de un destornillador.

El desarrollo del robot se encuentra en una fase relativamente inicial. Aunque es capaz de reconocer las formas y accesorios de los objetos con los que trabaja, todavía no es capaz de razonar de forma eficiente sobre las propiedades de los mismos. Para que nos entendamos: podría hacer un martillo con una vara de madera y un trozo de algodón, ya que no entendería que este material no es lo suficientemente duro como para cumplir la función para la que está pensada esta herramienta.

Fuente: El País