La puja por controlar Zero-E, el negocio de renovables que trató de sacar a Bolsa este año ACS, tiene un nuevo jugador. Según publica la agencia Bloomberg, la eléctrica pública china Shanghai Electric Power trabaja con un banco de inversión para presentar una oferta por activos de esta compañía valorados en 500 millones.

El grupo presidido por Florentino Pérez amagó esta primavera con sacar a Bolsa Zero-E, una sociedad que ha escindido de su gran filial de renovables, Cobra. Valoraban la compañía en unos 3.000 millones, en una operación que ya habían realizado años atrás con Saeta Yield, pero las complicadas condiciones de los mercados hicieron desestimar un estreno en el parqué. Los activos que componen el perímetro de esta sociedad suman en torno a 1 gigawatio.

Entonces, ACS decidió arrancar una subasta, que pilotan Goldman Sachs, Société Générale y Natixis. Recibió muestras de interés tanto de fondos internacionales como de competidores industriales. En octubre la compañía reconoció a la CNMV que había recibido las primeras ofertas no vinculantes, tras publicar CincoDías que uno de los posibles compradores era la petrolera británica BP. También han entrado en la puja Brookfield, Macquarie, KKR, EQT, CPPIB e incluso Endesa.

Estas ofertas, sin embargo, no han satisfecho las expectativas de precio de ACS, de acuerdo con la información de Bloomberg. Por lo que baraja la venta de estos activos por parte.

La eléctrica de Shanghai ya intentó posicionarse en energías renovables cuando intentó comprar Eolia, que acabó en manos del fondo de pensiones de Alberta.

Fuente: Cinco Días