/, Actualidad Económica, EL PAÍS/El presidente de Nissan y Renault, detenido en Japón por fraude fiscal

El presidente de Nissan y Renault, detenido en Japón por fraude fiscal

El presidente de Nissan y consejero delegado de Renault, Carlos Ghosn, ha sido detenido este lunes en Tokio por evasión fiscal, tras haber ocultado al fisco parte de sus millonarios ingresos durante años. El directivo, de 64 años, que también dirige la firma Mitshubishi, ha sido interrogado por la Fiscalía japonesa y arrestado después de una denuncia de la propia empresa, que propondrá su destitución esta semana. El caso, que salpica también a otro alto cargo de la empresa, Greg Kelly, también detenido, es fruto de una investigación interna realizada a raíz de testimonios de empleados, según ha informado Nissan en un comunicado. Las acciones de Renault en la Bolsa de París se desploman más de un 10% y las de Nissan en Fráncfort más de un 7%.

“En base a denuncias de informantes, Nissan ha llevado a cabo una investigación interna durante los últimos meses, relativa a irregularidades cometidas por el presidente Carlos Ghosn y el miembro del consejo Greg Kelly”, dice la empresa en una nota, más o menos las mismas frases, sin más detalles, que ha utilizado Hiroto Saikawa, consejero delegado de Nissan, en una comparecencia ante la prensa tras conocerse el arresto. Dicha investigación mostró que “durante muchos años” Ghosn y Kelly han estado informando a las autoridades bursátiles de Tokio de cantidades inferiores a las realmente recibidas. La televisión pública japonesa NHK afirma que el fraude presuntamente cometido por Ghosn asciende a 5.000 millones de yenes (unos 38,5 millones de euros). Nissan informa también de que Ghosn usó en su beneficio otros “activos de la empresa” y cometió, al igual que Kelly, otras irregularidades. Ha sido la propia Nissan la que ha informado a la Fiscalía japonesa, afirma la empresa.

Ante los presuntos actos delictivos cometidos, Saikawa, un hombre de la empresa al que el propio Ghosn aupó al primer puesto del fabricante japonés —él se quedó con la presidencia del consejo de administración—, ha confirmado que el jueves reunirá de forma extraordinaria al consejo de administración para proponer la destitución de Ghosn y Kelly. Saikawa ha expresado su “indignación, frustración, decepción y desesperación” al conocer el resultado de la investigación y ha pedido “sinceras disculpas” a accionistas, empleados y clientes de Nissan.

La retribución de Ghosn, la clave del escándalo, ascendió a 17 millones de dólares (casi 15 millones de euros) en 2017, según el diario económico Bloomberg. El directivo cobró 6,5 millones de dólares de Nissan, dos de Mitsubishi y 8,5 de Renault. En Francia, el sueldo del directivo fue objeto de escándalo y sólo pasó el filtro de la junta de accionistas cuando Ghosn aceptó rebajarlo en un 20%.

Salvador de Nissan

Ghosn, brasileño de nacimiento, de ascendencia libanesa y ciudadano francés, comenzó su carrera en Michelin, desde donde pasó a Renault en 1996. En 1999 se unió a Nissan después de que Renault comprase una participación de control en la firma japonesa, de la que se convirtió en consejero delegado en 2001. Se le considera artífice de la resurrección de Nissan tras rozar la bancarrota y también la persona que consiguió reflotar Renault, cuyo mayor accionista es el Estado francés, en los 90.

Su figura como mandatario es considerada crucial para ambas empresas y para Mitsubishi, en un momento en que la industria del automóvil se enfrenta a desafíos sin precedentes, como la emergencia del coche eléctrico, el autónomo e incluso el declive de la propiedad de los vehículos con los servicios de coche compartido, en unas ciudades que intentan reducir su contaminación y la presencia de coches en sus calles.

Fue también uno de los primeros directivos que apostó por la globalización en el sector del automóvil, con la firma de una alianza estratégica entre Renault y Nissan, a la que se unió Mitsubishi en 2016. Está por ver el impacto del arresto de Ghosn en la alianza entre las tres empresas, que él dirigía.

Renault posee un 43% de la firma nipona, mientras que esta tiene una participación del 15% del grupo francés, merced al acuerdo alcanzado hace cerca de 20 años en la que también se incluye la firma Mitshubishi. Hace unos meses, incluso se anunció que ambas empresas estudiaban una fusión, que Ghosn estaba pilotando. Entre ambas marcas, vendieron algo más de 10 millones de coches en 2017.

Fuente: El País

By |2018-11-19T13:18:40+00:00noviembre 19th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, EL PAÍS|Comentarios desactivados en El presidente de Nissan y Renault, detenido en Japón por fraude fiscal